La poda de árboles no es algo sencillo, por eso siempre se requiere de un experto que tenga la habilidad de realizar un trabajo de calidad.

Por esa razón te compartimos algunas técnicas en la poda de árboles.

Poda de formación:

Este tipo de poda se realiza en la primera fase del desarrollo de un árbol, con el fin de darle una orientación y distribución apropiada, para que tenga un ramaje fuerte y se vea uniforme.

En caso de no hacerlo, y si árbol crece según la guía de la naturaleza, su imagen no será estética ni funcional.  

La poda de formación se recomienda en árboles frutales, para que la recolección sea más sencilla, así como en árboles ornamentales, para que tengan formas esféricas, piramidales, redondeadas, etc.


Poda de mantenimiento:

Cuando el árbol ya tiene su formación, la poda de mantenimiento es ideal para suprimir elementos inútiles como ramas a punto de romperse, o que se cruzan o entrelazan, quitándole estética al ramaje.

La poda de mantenimiento se realiza en árboles frutales una vez al año y en ornamentales puede hacerse cada dos o tres años.


Desmochado:

Es una técnica más agresiva, donde se hacen cortes cerca del tronco del árbol, para que tenga más vigor y con el fin de que no crezca tanto.